La arquitectura de Burgenland y el vino

Es imposible evitar el tema del vino cuando se viaja por el estado de Burgenland y cuando se habla de la arquitectura de Burgenland. Sobre todo, porque un número creciente de bodegas modernas ofrecen no solo vinos excepcionales, sino también una arquitectura exquisita.

Un viaje a la región vinícola del soleado Burgenland es un puro placer, tanto para los enófilos como para los amantes de la arquitectura. En los últimos años, cada vez más viticultores del Burgenland se han decantado por un estilo de construcción que presenta el arte milenario de la viticultura en un ambiente moderno y estético, demostrando así el éxito de la simbiosis entre el vino y la arquitectura.

Lugares destacados de la arquitectura de Burgenland

Estos son algunos de los rincones que más destacan por su arquitectura y por la experiencia que ofrecen en general.

Espectaculares bodegas en un pintoresco entorno natural

La bodega Hillinger, por ejemplo, cautiva a los visitantes con su espectacular estilo arquitectónico, pero está integrada en su entorno en el sentido más literal.

Para aprovechar el clima del terreno, la mayor parte del edificio está profundamente enterrado en una ladera, que está plantada de uvas. La parte visible de la estructura, con la sala de degustación en forma de cubo, se apoya en finas columnas, que parecen flotar sobre el suelo. La gran ventana panorámica ofrece vistas lejanas de los viñedos y las montañas de Leitha.

Siempre que fue posible, la naturaleza se integró en el proceso de planificación. Por ejemplo, la iluminación natural de la planta de producción subterránea, una de las más modernas de Europa, la proporcionan ocho claraboyas en forma de pirámide que sobresalen del suelo.

Muchas bodegas tradicionales no han sido reconstruidas sino ampliadas estéticamente, como la bodega Heinrich de Gols. A pesar de sus grandes dimensiones, la bodega tiene una innegable impresión de ligereza. La estructura también se distingue por una serie de detalles bien pensados.

El gran voladizo del tejado de la instalación proporciona un espacio adicional de almacenamiento y trabajo al aire libre, protegido de las inclemencias del tiempo, mientras que la ventilación cruzada natural modera la temperatura del interior.

El país de los castillos

Aunque Burgenland ofrece muchos ejemplos emocionantes e impresionantes de arquitectura contemporánea, los castillos históricos de la región, como el castillo de Forchtenstein, el castillo de Lockenhaus y el castillo de Güssing, son de visita obligada.

El castillo de Esterházy es uno de los palacios barrocos más bellos de Austria y visitarlo es una de las cosas que hacer en Eisenstadt. Además, también tiene su propia bodega. Lo que nos lleva a nuestro tema: el vino.

Así que, es hora de relajarse con una copa de buen Blaufränkisch, una variedad típica de la zona, y revivir las experiencias de un día lleno de acontecimientos que se ha pasado explorando la campiña del Burgenland.

castillo Esterházy, uno de los lugares de arquitectura de Burgenland

Vinos deliciosos, arquitectura impresionante, vistas impresionantes

No es necesario degustar los vinos de fama internacional de Burgenland directamente en la bodega. Hay muchas alternativas tentadoras, aunque la arquitectura contemporánea sigue siendo una compañía constante.

Por ejemplo, el Mole West, un edificio cúbico con paredes de cristal, literalmente en la cima del lago Neusiedlersee, está completamente rodeado de agua. Es una opción ideal no solo por la gran terraza, sino también por el interior del restaurante, que está orientado al sur. Tanto desde el interior como desde el exterior hay unas vistas espectaculares sobre el enorme lago estepario hasta el horizonte.

Alojamiento en Burgenland

¿Innovación o nostalgia? En algún momento, hacia el final de un día ajetreado, llega el momento de pensar en el alojamiento para pasar la noche, y aquí también el viajero tiene mucho donde elegir.

Algunos prefieren un alojamiento de diseño moderno, como la Wohnothek am Ratschen, mientras que otros quieren experimentar la arquitectura típica de Panonia, como una granja tradicional de Burgenland o una estancia en un piso del castillo. Ambos tienen su encanto. Uno ofrece alojamiento en cabañas modernistas con interiores tipo loft y mucha madera, mientras que el otro es nostálgico, con enormes vigas en el techo, paredes llenas de recovecos y superficies encaladas.

El Centro Franz Liszt de Raiding es un bello ejemplo de arquitectura moderna rodeado de edificios tradicionales de Panonia. Al igual que las granjas de los alrededores, la estructura sobria y simétrica se caracteriza por paredes blancas y suelos de madera, pero los grandes ventanales del vestíbulo ofrecen una vista de la casa natal de Liszt y difuminan la frontera entre el interior y el exterior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.