Arquitectura de Viena

Ya sea en el centro histórico de la ciudad, en las tabernas tradicionales o al otro lado del Danubio, Viena está llena de lugares de interés arquitectónico. Aquí, los edificios contemporáneos e históricos conviven de forma sorprendentemente innovadora. Por eso, merece la pena hablar de la arquitectura de Viena.

Si das un paseo matutino a orillas del Danubio, no solo disfrutarás de los primeros rayos de sol, sino que también te llevarás una fuerte impresión de la singular coexistencia de la naturaleza, la creatividad juvenil y la herencia del arquitecto más importante de Viena.

A lo largo del camino, también te encontrarás con el legado del famoso arquitecto del Jugendstil, Otto Wagner. Las estaciones de metro Rossauer Lände y Friedensbrücke se construyeron a principios del siglo XX según los planes de este famoso urbanista. También proporcionan un rápido acceso al centro de la ciudad.

Tradición y modernidad en Viena

El centro histórico de Viena destaca por la armoniosa coexistencia de la arquitectura tradicional y la moderna. Aquí, los edificios históricos y las estructuras contemporáneas se mezclan para crear un paisaje urbano impresionante e inimitable.

La catedral gótica de San Esteban, que está justo enfrente de la moderna Haas Haus de cristal y acero, es un buen ejemplo. Luego está el Palacio de Hofburg, la espléndida antigua sede del Imperio Austrohúngaro. Y al otro lado de la plaza está la Looshaus, terminada en 1911 y un hito de la arquitectura moderna vienesa.

No muy lejos se encuentra también la mundialmente famosa Ópera Estatal de Viena, entre cuyos edificios vecinos se encuentra el Albertina. Este museo no solo cuenta con una de las mayores colecciones de arte gráfico del mundo, sino que también destaca por su Ala Soravia, una notable estructura de vidrio y acero que sirve de techo volante.

Un salón urbano en el corazón de Viena

El pasado imperial sigue siendo palpable al pasar por el Kunsthistorisches Museum de Viena y el Naturhistorisches Museum hasta el vecino MuseumsQuartier, que representa una combinación muy especial de historia y zeitgeist.

La arquitectura de Viena contemporánea ha dado nueva vida al complejo que hace 100 años todavía se utilizaba como establo de la corte. En la actualidad, el patio parece un salón urbano moderno, rodeado de edificios históricos y modernos como el Museo Leopold y el Museum Moderner Kunst.

Todo ello ha convertido el barrio de los museos en uno de los lugares más animados de Viena, que atrae a lugareños y visitantes para relajarse, charlar y disfrutar del sol de la tarde.

museo, lugar de interés para la arquitectura de Viena

Un crisol de estilos de construcción

El distrito de Karlsplatz es un crisol de diferentes estilos de construcción. La Secession, situada en la Wienzeile, es el edificio Jugendstil más importante de la ciudad. Por otro lado, la Karlskirche barroca, situada en Karlsplatz, ofrece un fascinante contraste estilístico con la arquitectura neoclásica del mundialmente famoso Musikverein, situado justo enfrente.

El hecho de que Viena sea el punto de encuentro de tantas culturas diferentes se explica por la gloriosa historia de la ciudad. Muchos edificios grandiosos son el legado del imperio de los Habsburgo, incluidos dos palacios especialmente imponentes.

El Palacio de Schönbrunn era la residencia de verano de los emperadores y la emperatriz Sisi disfrutaba paseando por los espléndidos terrenos del palacio. Los jardines del palacio barroco del Belvedere, construido como residencia de verano para el príncipe Eugenio de Saboya, destacan por sus fuentes escalonadas y sus esculturas.

Acabar el día con una copa de vino vienés

Los que prefieran una arquitectura más contemporánea pueden cruzar el río hasta la ciudad de Donau, también conocida como «Viena DC». La arquitectura de este nuevo distrito se caracteriza por las torres de cristal y acero que se elevan hacia el cielo.

Al final de un largo recorrido por los lugares de interés cultural y de arquitectura de Viena, te espera una velada relajada con una copa de vino. No hay mejor lugar para ello que Viena, que tiene el privilegio de contar con sus propios viñedos. Por lo tanto, tiene sus propios vinos, producidos en algunas de las bodegas más innovadoras de la ciudad.

La última parada del recorrido es el barrio vienés de Floridsdorf, que cuenta con dos bodegas galardonadas: la Bodega Christ y la Bodega Wieninger. La manera perfecta de terminar un día perfecto podría ser con una copa del típico Grüner Veltliner austriaco o una copa de la especialidad vienesa Gemischter Satz.

Artículos interesantes sobre Viena

Si quieres conocer más lugares interesantes de la ciudad, te recomiendo leer el artículo sobre qué ver en Viena.

Si quieres conocer más iglesias interesantes de Viena, te recomiendo el artículo sobre las catedrales e iglesias de Viena.

Si te interesa conocer más palacios que ver en Viena, te recomiendo que leas el artículo sobre los palacios de Viena.

En caso de que quieras ampliar información sobre los museos, lee el artículo de los museos de Viena.

También puedes descubrir los edificios destacados de esta calle en el artículo sobre los edificios de la Ringstrasse.

Descubre las bibliotecas más bonitas de la ciudad en el artículo sobre las bibliotecas de Viena.

Si te gustan los bailes clásicos, te recomiendo leer el artículo sobre la temporada de bailes de Viena.

Conoce un poco más sobre la calle más conocida de Viena en el artículo sobre la Ringstrasse de Viena.

Si te gusta patinar, no te puedes perder el artículo sobre patinar cómo patinar sobre hielo en Viena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.